FANDOM


RillianePosesionDemoniaca
La Posesión era una habilidad mágica donde el usuario podía habitar e influir en otro ser u objeto. Comúnmente empleado por los Demonios del Pecado, la capacidad sólo seleccionaba específicamente las técnicas mágicas de alto nivel utilizadas por los magos.

MecánicaEditar

La Posesión involucraba que el usuario habitara un ser u objeto como un contenedor, permitiéndole influir o manipular ese objeto en cierta medida. Al poseer un ser vivo, como un ser humano, el usuario podía tomar plena posesión de su cuerpo, controlándolo como si se tratara de las posesiones propias mediante la supresión de la conciencia que posee; mientras poseía plenamente el cuerpo, el usuario también tenía acceso al poder y habilidades mágicas del huésped. El poseedor y el poseído podían comunicarse telepáticamente también.[1]

En el caso de una posesión demoníaca, el demonio podría proyectar una extensión de sí mismo desde el contenedor y hacia la mente de un individuo,[2] influyendo en el comportamiento de un huésped humano con su pecado respectivo. Del mismo modo, un demonio podría forjar un contrato con su anfitrión mediante la posesión, así como otorgándole al anfitrión acceso a sus poderes.[1] La habilidad del demonio se limitaba a solo ser capaz de poseer humanos del Tercer Período que tenían suficiente compatibilidad con ellos;[3] esta compatibilidad estaba determinada por las vulnerabilidades o inseguridades del huésped en sus personalidades, correspondientes al pecado respectivo del demonio.[4]

A pesar de la capacidad inherente de habitar un cuerpo u objeto, la posesión tenía una serie de debilidades. Mientras se poseía un cuerpo u objeto, el usuario se veía obligado a permanecer dentro del contenedor hasta que el poseedor optara por renunciar a la posesión o el contenedor fuera destruido o el anfitrión muriera.[5] En el caso de los demonios que utilizaban dobles, el contenedor que contenía su cuerpo verdadero podía ser sellado o destruido, causando que los dobles se separaran de su fuente de energía y, eventualmente, desapareciera, también renunciando a la posesión como resultado.[6] La conciencia del anfitrión también podía resistir una posesión completa y potencialmente recuperar el control de su cuerpo.[7]

Una posesión también podía ser exorcizada, retirando por la fuerza el poseedor de un anfitrión. A pesar de esto, la posesión demoníaca podía hacer que los exorcismos resultaran ineficaces si el demonio estaba demasiado arraigado en la mente del ser, aunque los efectos podían revertirse con el Arte Secreto Clockwork.[8] Debido a que la posesión demoníaca también implicaba que el demonio se enraizara a la mente del anfitrión, el demonio también podía verse afectado. Exceptuando a los demonios, la posesión se limitaba a los seres humanos capaces de realizar las técnicas mágicas de alto nivel, como la Técnica de Cambio de Cuerpos, o pedir prestado el poder de un demonio.[9]

UsuariosEditar

TriviaEditar

Conceptualización y OrigenEditar

  • La Posesión Demoníaca es común en muchas religiones y los medios de comunicación, donde un demonio u otra entidad malévola tomaba el control del cuerpo de una persona.

Apariciones Editar

Referencias Editar

  1. 1,0 1,1 Pecados Capitales del Mal: La Locura del Duque Venomania - Capítulo 1
  2. Entreacto del Mal: Guía Mundial de La Hija del Mal
  3. Pecados Capitales del Mal: Amo del Jardín Celestial - Capítulo 3
  4. Épica del Mal: Libro Fanático de La Hija del Mal - Consecuencias - Chartette
  5. Pecados Capitales del Mal: La Locura del Duque Venomania - Capítulo 6
  6. La Hija del Mal: Wiegenlied of Green - Epílogo
  7. La Hija del Mal: Wiegenlied of Green - Capítulo 4, Sección 2
  8. La Hija del Mal: Wiegenlied of Green - Capítulo 1
  9. Pecados Capitales del Mal: Quinto Pierrot - Parte 2, Capítulo 3
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.