FANDOM


Kagura Octo
Silueta de Riliane (avatar)
Información Técnica
Japonés 奥戸神楽
Romaji Okuto Kagura
Información Biográfica
Género Femenino
Clasificación Humana
Raza Jakokuense
Nacimiento EC 806
Afiliación Jakoku
Familia Familia Octo
"No, no hay necesidad de eso. Esta historia es importante para ti, se relaciona directamente con las tijeras."
―Elluka "Ma" Clockworker a Kagura[fuente]

Kagura Octo era una noble de la Familia Octo en Jakoku y la guardiana de las Espadas Gemelas de Levianta. Confiada para proteger el contenedor desde una edad temprana, finalmente se vio obligada a intercambiar cuerpos con el Demonio de la Envidia, quedando atrapada en las espadas.

Historia Editar

Vida Temprana Editar

"La madre de Kayo, Kagura, era la primogénita del magistrado Gato Octo. Cuando tenía dieciséis años, se fugó y nació Kayo, eso es lo que escuché."
―Ma[fuente]

En EC 806, Kagura nació como la hija mayor de Gato Octo en Jakoku. Criada por la noble Familia Octo, finalmente se le encargó proteger las dos Espadas Gemelas de Levianta. En EC 822, el Demonio de la envidia intercambió cuerpos con ella, guardando su espíritu en las Espadas Gemelas. Después, "Kagura" tomó las Espadas Gemelas de Levianta y se fugó con Nagare Sudou, manteniendo las tijeras con ella en su nueva sastrería en Enbizaka .

Con los años, Kagura vio impotente a la Familia Sudou vivir sus vidas cotidianas, observando a Nagare y al demonio poseer su cuerpo, criando a su hija, Kayo. Después de que Gakuga Octo fuera recibido en la familia años más tarde, el espíritu se volvió escéptico sobre el carácter hedonista del hombre mientras buscaba un romance con Kayo. Una vez que Kayo y Gakuga se casaron en enero de EC 838, Kagura vio al Demonio de la Envidia transformarse en una sirena y saltar de un acantilado al mar, dejándola a ella y a las tijeras en el lado del acantilado. [1]

Testigo de la Tragedia Editar

"Por supuesto, las vidas de los perdidos nunca volverían. Y eso rompió el corazón de cierta persona."
―Kagura con respecto a Kayo[fuente]

Después, Kayo tomó posesión de las Espadas Gemelas y Kagura continuó siguiéndola, observando cómo su vida feliz con su esposo y su hijo finalmente fue destruida por el gran incendio que consumió Enbizaka. Indefensa en las tijeras, solo miraba mientras Kayo era tratada por sus heridas y luego llevada por la Familia Octo. [1] Luego vio la reunión de la sastre con Bufuko Tsukimoto y el cómo proyectaba ella que la criada rubia era su hijo perdido. En EC 842, Kayo se vio obligada a regresar a casa y Kagura la vio luchar para volver a vivir en Enbizaka.

Con el tiempo, Kagura observó todo lo que llevó a Kayo por el camino del asesinato de la Familia Miroku, al intercambiar cuerpos con Elluka "Ma" Clockworker, [2] viendo como Kayo se obsesionaba con Kai Miroku, presenciando a Kayo despertar de un extraño sueño. A medida que se desarrollaban los acontecimientos en Enbizaka, Kagura pronto quedó indefensa cuando Kayo usó sus tijeras para asesinar a Mei, y luego a Miku. [3] Después de que Kokutan-douji llegara a Enbizaka con sus amigos, ella observó cómo él se mudaba con Kayo y los dos se acercaban. Kagura fue testigo del asesinato de Rin Miroku cuando Kayo usó sus tijeras una vez más para matar a la niña en una playa. [4]

No mucho después, Kayo usó sus tijeras para asesinar a Kai Miroku y destrozar su cuerpo. Kagura la vio arrestada poco después y sus tijeras fueron confiscadas por el magistrado como evidencia. Más tarde, Bufuko robó las tijeras mientras este tenía en posesión a Grim el Final; debido al contacto cercano con la magia anti-demonio de la Llave de Oro, la conciencia de Kagura se desvaneció. [5] Posteriormente no se dio cuenta de la reunión de Bufuko con Kokutan poco después, que terminó en su abandono en la sastrería de Kayo. [6] Cuando su conciencia regresó, escuchó rumores de que Kayo finalmente había sido ejecutada y su cabeza expuesta. [5]

Narrando el Cuento Editar

"Lo diré una vez más. Esta es definitivamente la última vez que hablarás con un humano. Entonces, si hay algo de lo que quieras hablar, hablemos de eso ahora."
―Ma a Kagura[fuente]

Eventualmente, Kagura fue visitada por Ma, quien buscó una conversación con ella sin saber que ella no era el Demonio de la Envidia. Aunque inicialmente se resistió, Kagura escuchó la intención de Ma de destruirla y cedió, decidiendo contarle todo lo que había presenciado con Kayo y Enbizaka antes de que desapareciera. [7] Aunque comenzando con una lección de historia sobre Onigashima, el regaño de Ma la llevó a comenzar desde el gran incendio y las pérdidas que Kayo sufrió de toda su familia. [1]

A partir de ahí, Kagura reveló todo lo que sabía a la maga sobre Kayo, su familia, los residentes de Enbizaka y los asesinatos del Escándalo de la Asesina de Enbizaka que ocurrieron allí. De vez en cuando le hacía preguntas a Ma sobre sus eventos y escuchaba cada vez que Ma intervenía en la historia, aprendiendo gradualmente otros detalles, como que el sueño de Kayo había sido un sueño profético "púrpura". Durante su conversación, Kagura continuó manteniendo su identidad en secreto a pesar del hecho de que estaba claro que ella no era el Demonio del Pecado. [3]

Cuando describió el asesinato de Rin Miroku por Kayo, Kagura aprendió más de Ma sobre los Demonios del Pecado cuando la maga se sintió frustrada por haber perdido los Cuatro Espejos de Lucifenia. Finalmente, terminó su historia hablando de cómo Kayo había sido arrestada, explicando que había sido ejecutada y aclarando que solo sabía eso por rumores. Aprendió de Ma cómo su conciencia había sido reprimida por la magia anti-demonio, y poco después se sorprendió al saber que Ma había descubierto su verdadera identidad. En lugar de borrarla, Ma recogió las tijeras para confrontar al verdadero Demonio de la Envidia, Rahab Barizol. [5]

Muriendo Editar

Kagura volvió a mirar desde las tijeras mientras Ma salía al arrecife y se enfrentaba a Rahab, que había aparecido como una sirena en el cuerpo de Kagura. Después de la confrontación de Ma con el demonio, ella hizo que Rahab, aunque todavía estaba en el cuerpo de Kagura, regresara a su recipiente original en las tijeras. Kagura, posteriormente, fue liberada y su espíritu incorpóreo se paró en el arrecife, rechazando las disculpas de Ma por no pensar en dejarla regresar a su cuerpo original. Aunque preparado para deambular por un tiempo como un fantasma, Kagura y Ma fueron recibidas por Bufuko, que en realidad era un dios llamado Behemo.

Para sorpresa de Kagura, Behemo le ofreció llevarla al Jardín Celestial, también conocido como "Sukhavati". Mientras los dos volaban juntos, Kagura conversó con Behemo y se sorprendió aún más al saber que era un hombre, al darse cuenta de que Inukichi, un chico que estaba enamorado de "Bufuko", iba a estar muy decepcionado. Más tarde se enteró, mientras volaban hacia Onigashima, que iban a recoger a una persona más, y se entristeció cuando Behemo le confirmó que Kayo no iría a Sukhavati.

Pronto, Behemo y Kagura aterrizaron en los terrenos de ejecución de Enbizaka, donde Kokutan-douji los estaba esperando. [8] Mientras Kokutan-douji y Behemo se preparaban para partir, Kagura echó un último vistazo a Enbizaka y vio a sus residentes agitarse después de los asesinatos. Regresó con Kokutan-douji y Behemo y, después de ver a Kokutan decir adiós a sus amigos, ascendió con los dos hasta Sukhavati. Cuando se alejaron del mundo terrestre, Kagura rezó para que Kayo encontrara felicidad de alguna manera, incluso si su espíritu fuera enviado al infierno. [9]

Personalidad y Rasgos Editar

"En cualquier caso, por el momento, siendo estas dos tijeras, o como es posible que sea, estando dentro de las tijeras, el único propósito de mi existencia es seguir viendo pasar el tiempo."
―Kagura[fuente]

Kagura era una mujer leal y observadora. Demostrando un gran respeto por la familia y un fuerte sentido del deber, ella obedeció a sus mayores y veló fielmente por las Espadas Gemelas de Levianta durante su juventud. [1] Después de haber sido privada de su vida cotidiana regular a una edad temprana, Kagura se sintió aislada e impotente, aunque alivió parte de su soledad al ver a otros vivir sus vidas. [7] Debido a esto, ella despreciaba al Demonio de la Envidia por atraparla en las tijeras, aunque decidió evitar detenerse en sus sentimientos acerca de su vida humana y racionalizarla porque ya había muerto. [8]

Habiendo visto a Kayo desde la infancia, Kagura pensó como si ella misma fuera su maestra, [2] y de alguna manera, kayo fuera su hija, [8] y, por lo tanto, se apegó mucho a ella. [2] A pesar de esto, ella todavía estaba horrorizada por los terribles asesinatos de Kayo y en vano trató de detenerla a pesar de su situación desesperada. [10]

Habilidades y Destrezas Editar

A pesar de su linaje Octo, Kagura no tenía talento marcial y, por lo tanto, carecía de habilidades de combate. [10] Aunque sabía leer y escribir en su Jakokuese nativo, la niña no tenía educación en idiomas extranjeros y no podía leer sus guiones. [11] Después de ser forzada a entrar en las Espadas Gemelas de Levianta, su alma quedó atrapada dentro de las tijeras y fue incapaz de moverse libremente o interactuar directamente con el humano promedio. Sin embargo, el espíritu podía comunicarse con magos y seres igualmente entrenados mágicamente. Kagura también podía ver y escuchar una gran distancia desde su contenedor, permitiéndole observar a cualquier persona en cualquier lugar de Onigashima a su gusto. [7]

Conexión con Personajes Editar

Kayo Sudou: La niña que nació del cuerpo de Kagura. Aunque no tuvo parte en su concepción, Kagura llegó a amar a Kayo como si fuera su propia hija, además de considerarse su maestra. Como resultado, la vigilaba durante muchos años y estaba horrorizada por su impotencia para salvar a la sastre de sus crímenes.

Ma: La mujer que liberó a Kagura. Inicialmente, Kagura se enojó cuando Ma intercambió cuerpos con Kayo, creyendo que había ayudado egoístamente a Kayo en el camino hacia su locura, aunque estaba dispuesta a compartir su historia con Ma como expiación por todo lo que no había podido hacer. Más tarde empatizó con Ma en su odio compartido hacia el Demonio de la Envidia.

Demonio de la Envidia: El demonio con el que Kagura intercambió lugares. Debido a que el demonio le robó la vida, Kagura la despreciaba a pesar de observarla.

Trivia Editar

Conceptualización y Origen Editar

  • El nombre de Kagura está escrito como 神 楽 en kanji japonés, en referencia a la danza teatral comúnmente realizado por doncellas sintoístas; su apellido se escribe como 奥 戸, usando el kanji para "misterioso" y "puerta", respectivamente.
  • Su apellido se deriva del prefijo griego y romano octo, que significa "ocho".

Apariciones Editar

Referencias Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.