FANDOM


Ayn Anchor
Silueta de Allen (avatar)
Información Técnica
Japonés エイン=アンカー
Romaji Ein Ankaa
Debut Pecados Capitales del Mal: Regalo de la Princesa del Sueño
Información Biográfica
Género Masculino
Clasificación Humano
Raza Netsuma
Ocupación Alguacil de Toragay
Afiliación Reino de Elphegort
Familia Familia Anchor
Para otros usos, ver Ayn (desambiguación)

Ayn Anchor era el alguacil de Toragay, en Elphegort, dentro de la rama de la Policía Mundial y un amigo de Hanne y Heidemarie Lorre. Siguiendo los pasos de su abuelo, el joven Netsuma entró en el cuerpo de la policía y ayudó a combatir la delincuencia local. Después de ayudar a investigar la Epidemia de Toragay, Ayn se unió al Departamento de Trabajos Internacionales como investigador de Justea.

HistoriaEditar

Vida TempranaEditar

Ayn fue un Netsuma nacido hacia finales del siglo VI EC, llamado así por su abuelo que había sido abandonado en una Iglesia Levin Lucifeniana, quien fue llamado "Ayn" por la monja que lo crió, y creció hasta convertirse en el primer comisionado de la Policía Mundial. Siguiendo los pasos de su abuelo, Ayn se unió a la Policía Mundial y fue destinado a la ciudad lucifeniana de Rolled.[1]

En EC 606, Ayn fue parte de la investigación del asesino de Père Noël, Quinto Pierrot. Sabiendo que Pierrot planeaba hacer una aparición en el Circo Lune en el recién construido Teatro de Milanais, Ayn fue asignado para infiltrarse en la compañía del circo y disfrazarse de payaso. La noche de la actuación, Ayn esperó a Quinto Pierrot entre bastidores cuando vio a un león atacar a su domador infantil justo antes del espectáculo, mientras Quinto Pierrot huía en medio de la conmoción.

Ayn persiguió al asesino hasta llegar a un callejón, donde escuchó a un niño, Lemy Abelard, siendo secuestrado por dos matones. Renunciando a su presa, Ayn se enfrentó a los matones,[2] Yarera III y Zusco Jr., y rápidamente los venció. Después de que Yarera III huyera con su hermano, Ayn atendió a Lemy, quien agradeció al "Sr. Pierrot" y le aseguró que su casa estaba cerca. Dejando al niño para que volviera a casa,[3] Ayn buscó a Quinto Pierrot sin resultado, recibiendo una amonestación de su superior por dejar escapar al asesino.[2]

En algún momento durante la investigación de Père Noël, Ayn conoció a la investigadora de Justea Heidemarie Lorre y se enamoró de ella;[2] también se enteró de su pistola única basada en el diseño de su compañero investigador Willus Zorach. También conoció a la hermana de la oficial, la reportera Hanne Lorre,[4] y se cruzó repetidamente con la entrometida mujer después de haber sido destinada a Elphegort. Durante sus muchos encuentros, Hanne persuadió a Ayn para que la ayudara con cuentos de héroes como Leonhart Avadonia.[1] Más tarde, Ayn confesó sus sentimientos de amor a Heidemarie y los dos salieron durante una semana antes de que ella admitiera que no sentía nada por él. Desconsolado, Ayn aceptó la realidad y terminaron la relación mientras acordaban mantenerse en contacto.[5]

Muerte del MarquésEditar

Después de que el Dr. Marx Félix informara la muerte del Marqués Caspar Blankenheim el 31 de agosto, Ayn se unió al equipo de investigación y fue a la Mansión Blankenheim para ver el cuerpo, solo para ver a Hanne ya allí por haber ido a entrevistar al marqués. Después de advertirle que no interfiriera y de negar el ayudarla en su propia investigación, Ayn examinó los cadáveres de Caspar y su amante, Eleanor. Mientras lo hacía, tuvo una pequeña charla con Hanne sobre cómo Heidemarie estaba investigando un ataque contra el alcalde Banner de Aceid por Père Noël.[6]

Después de investigar los cuerpos, Ayn escuchó el diagnóstico del Dr. Marx de que los dos murieron por intoxicación por tabaco; el médico también testificó cómo él y su hija Margarita descubrieron los cuerpos juntos esa mañana. Durante las próximas semanas, el equipo de investigación se enteró de las fuertes pérdidas financieras de Caspar al mismo tiempo que sus costosas compras. Sospechando que Caspar estaba involucrado con el mercado negro, Ayn investigó la mansión de nuevo y encontró un Cuento de Hada Freezis de la lista de cuentos perdidos.

Más tarde fue presionado para que dejara de investigar el mercado negro, sospechando que la Fundación Freezis era la responsable. Dado que el Dr. Puerick Rogzé no encontró una conexión concluyente entre las muertes y el tabaco, la investigación se conformó con el testimonio del Dr. Felix; Durante la investigación, Ayn se enteró por uno de sus colegas que custodiaban la mansión sobre la condición única de insomnio de Margarita que la hacía no dormir en absoluto.

El 19 de septiembre, Hanne Lorre visitó a Ayn en la estación de policía de Toragay y terminó explicándole a Hanne cómo iba la investigación, incluyendo lo que había aprendido sobre Caspar. Después de explicar cómo lo habían presionado para que abandonara el caso, insinuó a Hanne que lo investigara ella misma. Una vez que lo hizo, sin embargo, Hanne inspiró a Ayn a actuar por él mismo; ella le contó cómo su tocayo, su abuelo huérfano Netsuma, había sido llamado "Ayn" por la monja que lo crió, en honor a un soldado valiente de Toragay.

Inspirado para resolver el caso de la muerte de Caspar, Ayn se sintió atraído por las sospechas de Hanne de que había sido envenenado. Más tarde se dirigió con Hanne al Dr. Rogzé en Lucifenia para preguntarle más sobre el asunto. Luego compartió con ella el testimonio del Dr. Felix, así como lo que había escuchado sobre la condición de insomnio de Margarita, y confirmó que no hubo sirvientes ni otros testigos del crimen. Después de aceptar ayudar a organizar una reunión con Margarita, que todavía estaba bajo protección policial, vio a Hanne irse.[1]

Encontrando el Mercado NegroEditar

Después de que se informara que el Dr. Felix había caído en coma ese mismo día, Ayn participó en la investigación posterior. Durante las siguientes semanas, el equipo de investigación supo por los diferentes testigos que Marx, después de cenar con Margarita, se dirigió directamente a la cama a las 23:00 horas y, en algún momento, sufrió síntomas similares a los de Caspar. El 28 de septiembre, Ayn fue testigo de cómo Hanne era expulsada del funeral de Caspar cuando comenzó a reír incontrolablemente durante la celebración.[1]

Una vez que el médico que examinaba a Marx en Aceid no pudo diagnosticar de manera concluyente la causa, la Policía Mundial determinó que no había envenenamiento y que Marx padecía una enfermedad desconocida. Insatisfecho con la deslucida conclusión del caso, Ayn se ofreció como voluntario para permanecer en Toragay para investigar hasta que no hubiera posibilidad de más infecciones en el futuro. El 6 de octubre, Hanne volvió a visitar a Ayn y le relató la situación y su intención de investigar el mercado negro, además de sugerirle que investigara a Margarita. Durante su conversación, rechazó la sugerencia de Hanne de llamar a Heidemarie para que le ayudara.[5]

Más tarde, Ayn realizó su investigación sobre el mercado negro de Toragay y descubrió un almacén potencial para los productos ilegales que se vendían, además de determinar que Caspar Blankenheim era el comerciante principal. Después de encontrar el sitio de negociación, Ayn lo descubrió vacío a excepción de un distribuidor restante; informado de que el mercado negro aparentemente se había reanudado en una ubicación diferente al norte de la ciudad, comenzó a sospechar que Calgaround era la nueva ubicación y que Caspar era el antiguo comerciante principal. Ese 17 de octubre, Ayn ayudó a los trabajadores de la construcción a reparar los daños en una posada local de Toragay en la que Heidemarie había irrumpido injustamente durante su búsqueda de Rin Chan.

Durante su trabajo, Heidemarie saludó a Ayn y le explicó cómo había querido ayudar a reparar los daños en la posada. Al enterarse de que Heidemarie había ido a ver a Hanne por asuntos personales, Ayn le explicó cómo había ido a hablar con el doctor Puerick Rogzé en Lucifenia, pero que volvería al anochecer. También le informó que Brigitta, la posadera, estaba de compras. Mientras tomaba un descanso del trabajo, Ayn le contó a Heide sobre su investigación y la de Hanne sobre la muerte de Caspar, el coma del Dr. Felix y la participación de Margarita en los dos; continuó diciendo cómo estaba investigando en secreto el mercado negro de Toragay. Cuando comenzó a compartir con ella sus resultados, los dos escucharon una conmoción al oeste de la ciudad.[7]

Una Misteriosa EpidemiaEditar

Con Heidemarie, Ayn fue a ver la conmoción en el Instituto de la Caridad y encontró a la cuidadora Rita Flohn gritando histéricamente sobre cómo los niños no se estaban despertando, además de reconocer al farmacéutico Egmont tratando de tratarlos. Al descubrir que los niños tenían los mismos síntomas que el Dr. Felix y Caspar, compartió la triste noticia con Heide y poco después le preguntó a Egmont sobre el tratamiento de los niños, y se enteró de que los únicos dos con experiencia médica en la ciudad eran el Dr. Felix y Margarita, ambos de los cuales estaban en Aceid.

Mientras discutía las opciones, Egmont instó a Ayn en buscar un médico y se preparó para irse, solo para escuchar a Rita decir que los niños no respiraban, antes de que ella misma perdiera el conocimiento.[7] Luego, Ayn fue a buscar a un médico de Aceid, y vio a Margarita mientras estaba allí.[8] Con el tiempo, la misteriosa enfermedad se extendió por Toragay y la ciudad fue puesta en cuarentena. Ayn se enteró más tarde de que Hanne y Heide habían sido convocadas a Marlon y luego arrestadas por Bruno Marlon por cargos falsos.

Al reunirse con el jefe de Justea, Hob Homer, los dos conspiraron para sacarlas de la prisión a medida que empeoraba la situación en Toragay. Al entrar en la sede de la Policía Mundial, rápidamente abrió las celdas de Hanne y Heide y les aseguró que ambos sabían su inocencia. Mientras se preparaban para escapar, Ayn y Hob informaron a las mujeres sobre la situación en Toragay. Entonces, Hanne reveló que ella era realmente Elluka Clockworker antes de noquear a Ayn.[7] Después de despertar, él y Hob descubrieron que las hermanas se habían ido.[2]

Asesinatos en Serie de ToragayEditar

Una vez que el caso de la Epidemia de Toragay se declaró cerrado, Hob ascendió a Ayn a investigador de Justea. Durante su tiempo como investigador, se enteró de que el oficial veterano Willus Zorach fue el que mató definitivamente a Quinto Pierrot.[4] En EC 610, se ofreció como voluntario para participar en la investigación de una serie de asesinatos perpetrados por un nuevo Quinto Pierrot, y fue enviado junto con un supervisor, Willus, a Rolled.

Después de registrarse en una posada con Willus, Ayn se dirigió a la escena del último asesinato y un oficial en el lugar lo puso al tanto de la víctima, una prostituta con el nombre de Eloise. Willus poco después entró tambaleantemente ebrio en escena. Después de discutir brevemente con él por su comportamiento poco profesional, Ayn vio a Willus investigar el cuerpo y notó que la mujer había sido asesinada sin mucha resistencia. Mientras discutían el motivo del asesino, finalmente determinaron que, dado que la mayoría de las víctimas eran prostitutas de cierta edad, el asesino podría estar buscando matar a alguien que era una prostituta entre los veinte y los treinta años. Con esta hipótesis, los investigadores se propusieron buscar el objetivo de su culpable en lugar del culpable mismo.

Luego, Ayn comenzó una búsqueda en todos los burdeles de la ciudad en busca de mujeres del rango de edad del objetivo.[9] Durante los siguientes meses, él y Willus finalmente visitaron el burdel en el séptimo piso y se reunió con su dueña; allí, se enteraron de una mujer llamada Isabel Ismael, cuyo pasado antes de convertirse en prostituta un año antes se desconocía. Decidiendo que ella podría ser el objetivo que Pierrot estaba buscando, los dos planearon entrevistarla antes de enterarse abruptamente de que había fallecido. Durante un tiempo después, no hubo más asesinatos perpetrados en la ciudad y la investigación se congeló.

El 17 de mayo, Ayn lamentó el callejón sin salida con Willus mientras descansaban en su posada, incrédulos por la supuesta muerte de Isabel por Gula. Después de discutir sobre Isabel, la conversación se centró en Quinto Pierrot y en cómo un recién llegado debió haber tomado su nombre después de la muerte del anterior Pierrot. Luego, Willus compartió cómo Hob les había dado órdenes de regresar a casa y terminar su investigación, discerniendo que Bruno Marlon lo había presionado para hacerlo y se lo estaba haciendo saber sin llamar la atención.

Willus luego le dijo a Ayn que había recibido los resultados de uno de sus compañeros investigadores que investigaba los asuntos de Bruno. Mientras Ayn leía la carta por sí mismo, escuchó mientras Willus señalaba que Bruno iba a ir a Lucifenia cuando iban terminara su investigación. Estuvo de acuerdo con Willus en que si Quinto Pierrot estaba involucrado, podrían atrapar a Bruno, el asesino, y su líder, Primero Papá Noel. Decidieron buscar pistas en el burdel e ignorar la orden de terminación.[4]

Desenmascarando a BrunoEditar

Alrededor de las 3:00 pm, Ayn y Willus visitaron el burdel donde mataron a Isabel. Allí se encontraron de nuevo con la dueña del burdel, en realidad Elluka Clockworker, ya que Ayn estaba hipnotizado para que no la reconociera como Hanne. Ella llevó a Ayn y Willus a los efectos personales de Isabel, y Ayn notó la bola de cristal de Isabel y consideró que ella también podría hacer adivinación. Luego investigó todas sus pertenencias y no encontró armas entre ellas, mientras que para su consternación Willus simplemente buscó en sus documentos y lista de clientes. Los dos también encontraron un frasco de medicina entre sus pertenencias.

Después de eso, Willus descubrió una segunda lista de clientes mucho más antigua; Al notar que este contenía nombres de hombres y mujeres, con flechas entre los nombres, Ayn y Willus especularon lo que significaba cuando encontraron a Kaidor Blankenheim y Bruno Marlon con la misma flecha. Ayn también le explicó a Willus cómo Kaidor era el padre de Caspar, que huyó veinte años atrás después de matar a su esposa. Ayn recibió instrucciones de investigar a Kaidor Blankenheim, mientras que Willus declaró que investigaría a Bruno. Dada su fecha límite para reunirse nuevamente el 23 de mayo, Ayn partió para investigar a Kaidor.[4]

Durante sus investigaciones, Ayn descubrió que Isabel había sido una adivina con el nombre de Yuzette, a quien Kaidor visitó poco antes de su desaparición. Más tarde habló con Rin Chan en Aceid y se enteró de que la mujer podía cambiar la cara de una persona, y Rin Chan afirmó que Yuzette le había cambiado la cara. Prometió mantener en secreto la identidad de Rin Chan a cambio de su promesa de testificar en la corte si era necesario. Ayn también se enteró de que Bruno Marlon había desaparecido en una ocasión después de una visita a Lucifenia, sin poder dar cuenta de su paradero, en la época en que Kaidor también desapareció.

Al darse cuenta de que Kaidor había cambiado su rostro por el de Bruno Marlon, más tarde descubrió que Kaidor tenía un tatuaje en la espalda que lo identificaría a pesar de su rostro cambiado. Luego, Ayn se reunió con Willus en Rolled y los dos compararon los resultados de su investigación, este último habiendo encontrado evidencia de que Bruno estaba planeando el asesinato de su compañero vicepresidente Nob Nicole. Con su caso contra Bruno Marlon establecido, los dos se apresuraron a enfrentarlo durante una reunión entre la Fundación Freezis y el gobierno de Lucifenian.[10]

Apresurándose hacia el Palacio Lucifeniano, Ayn y Willus se entrometieron y encontraron a todos fuera de la sala de reuniones, a excepción de la presidenta Julia Abelard, Nob Nicole y Bruno Marlon. Al darse cuenta de que el asesinato iba a tener lugar pronto, los dos entraron e irrumpieron a los tres. Ayn luego se quedó al margen mientras Willus hablaba, explicando al grupo los resultados de su investigación y el intento que Bruno estaba haciendo contra la vida de su colega. Luego, Ayn se hizo cargo, desvelando gradualmente su evidencia y el testimonio de Rin Chan que indicaba que "Bruno Marlon" era en realidad Kaidor Blankenheim, personificando al verdadero Bruno. Luego, los dos investigadores lo arrestaron, obtuvieron su testimonio y lo encarcelaron para ser interrogado en el Castillo Erizo.

Un Lobo Disfrazado de CorderoEditar

Kaidor fue finalmente asesinado después de negarse bajo tortura a filtrar más información; De manera similar, Rin Chan proporcionó información útil sobre la organización criminal, pero no obstante se negó a identificar a Quinto Pierrot.[10] Cuando Ayn ​​y Willus perdieron sus pistas, otra serie de asesinatos comenzó en Rolled, esta vez de opositores de Julia Abelard. Decidido a investigar el caso, Ayn recibió todos los documentos sobre los asesinatos y se registró en una posada de Rolled para pensar en su estrategia. Mientras estaba en su habitación, fue sorprendido por un mensaje de Heidemarie arrojado a través de su ventana, diciéndole que se encontrara con ella ante la Mansión Abelard al día siguiente a las dos de la mañana.

Esa noche siguiente, Ayn llegó a la hora y el lugar programados y esperó a Heidemarie. Cuando ella aún no llegó, el sonido de un gato lo atrajo a un callejón cercano; allí vio a un niño vestido de payaso preparándose para matarlo. Al reconocerlo como Lemy Abelard, Ayn comenzó a explicarle cómo se conocieron después de que él lo salvara de los matones, a pesar de las protestas del niño. Lemy de repente comenzó a atacarlo con rabia, Ayn esquivó sus ataques mientras trataba de razonar con él.

Durante su segunda esquiva, Ayn tropezó y cayó de espaldas. Lemy se sentó a horcajadas sobre él y se preparó para apuñalarlo; justo antes de que él lo hiciera, Heidemarie Lorre disparó contra el niño. Mientras Ayn se levantaba, Heidemarie y Hanne se le acercaron y poco a poco empezó a reconocerla de nuevo. Se enteró de que las dos habían venido a detener a Quinto Pierrot, usándolo como cebo. Ayn, estupefacto, vio morir a Lemy y miró a Hanne Lorre, dándose cuenta de que realmente era la hechicera Elluka Clockworker.[2]

Despidiendo a un HéroeEditar

A principios de febrero, Ayn y Willus recibieron un informe de que habían encontrado a Julia afirmando que era la "heroína de la Revolución Lucifeniana" y otras cosas extrañas. Viajando al centro de detención en Elphegort donde estaba detenida, Ayn y Willus encontraron a la vieja y arrugada Julia que decía ser Germaine Avadonia. Con incredulidad, Ayn vio a Willus cuestionar pacientemente a Germaine, oyéndola decir que su mente había sido tomada por una hechicera hacía más de un siglo.

Después de salir de la habitación, Ayn se sorprendió aún más cuando Willus sugirió que podría estar diciendo la verdad, incluso señalando su rápido envejecimiento como evidencia de que era tan mayor como dijo. Como Père Noël ya estaba malherido, si no destruido, Ayn y Willus firmaron documentos que permitían que Germaine fuera trasladada a Lucifenia como ella deseaba, tomando la custodia de ella. Una vez que las piernas de Germaine cedieron debido al envejecimiento, Ayn le permitió una salida temporal bajo su vigilancia y la llevó a través de Rolled.

Al acercarse a la plaza Milanais, Ayn y Germaine escucharon a Rin Chan entretener a una multitud y él le explicó a Germaine cómo la niña había reanudado su carrera como cantante. Una vez que Germaine se negó a entrar en la multitud, Ayn la empujó hacia adelante y escuchó mientras la anciana comentaba cuánto había mejorado Lucifenia. Continuó con ella calle abajo, presumiblemente manteniendo la custodia de la vieja revolucionaria hasta que falleció en marzo.[11]

Personalidad y RasgosEditar

Ayn era un hombre honesto, recto y digno de confianza. De sangre caliente, se sintió inspirado a la acción por los cuentos de héroes que protegían a los débiles y traían gloria a su país, así como las historias de sus dos homónimos, y esperaba estar a la altura de sus ejemplos como alguacil.[1] Este deseo incluso lo hizo ir en contra de los deseos de sus superiores en ocasiones;[7] Ayn ocasionalmente se frustraba cuando le limitaban en la Policía Mundial y llegaba a desobedecerlos para hacer lo correcto,[1] incluso realizando tareas que no estaban relacionadas con su trabajo o que pondrían su vida en riesgo.[7]

Cordial y considerado con aquellos que lo necesitaban, Ayn también fue severo e inquebrantable cuando fue necesario, permaneciendo sereno en una emergencia a pesar de sus ardientes pasiones.[7] Debido a esta actitud inquebrantable, Ayn también era tenaz y se negó a darse por vencido después de fijarse en una tarea en particular a pesar de los obstáculos en su camino. Como resultado, se negó a dejar de trabajar en un caso incluso cuando se le ordenó hacerlo. Sin embargo, esta tenacidad también lo volvió terco; Ayn no se llevaba bien con aquellos que interferían con su trabajo a pesar de los beneficios proporcionados.[12]

Habilidades y DestrezasEditar

Ayn era una persona tenaz que era inagotable en sus investigaciones de policiales, dispuesto a trabajar sin descanso en un caso hasta que fuese resuelto.[5] Como un alguacil, hizo la mayor parte del trabajo de campo en las investigaciones y se experimentó en la inspección de casas, capaz de encontrar pistas aunque estuvieran escondidas fuera de la vista. Del mismo modo, él se quedaría atrás y continúaría trabajando y se negaba a descansara durante un caso incluso cuando fuese presionado para hacerlo,[1] y, también, era fuerte y lo suficientemente rápido como para ser de utilidad en un caso como corresponde a su edad.

Adecuado con su tenacidad en llegar al fondo de un caso, Ayn tenía fuertes instintos deductivos y fue capaz de formular teorías precisas, dada la información a mano. Además de esto, él era experto en inspeccionar a las personas más oscuras de otras para aprender más sobre los tratos sospechosos, como en el mercado negro de Père Noël.[7] A pesar de esto, Ayn estaba limitado por los recursos de su departamento y los lazos que tenía con la Policía Mundial de la Fundación Freezis,[1] dejándolo a menudo dependiente de la ayuda de Hanne para reunir hechos.[2]

Conexión con PersonajesEditar

Hanne Lorre: Una amiga de Ayn. Aunque a menudo era molestado por la reportera y por su interferencia en su trabajo policial, Ayn ayudaba mucho a Hanne en sus investigaciones. Inspirado por las historias de la reportera de los héroes del pasado, él se apresuró a seguir a sus clientes potenciales, mientras resolvía un caso. Del mismo modo, él confiaba en ella y tenía fe que ella no era un asesino, a pesar de su carácter a menudo imprudente y egoísta.

Heidemarie Lorre: Una compañera de la fuerza policial. Ayn se dejaba intimidar por el comportamiento brusco y poco femenino de Heidemarie y por su temeraria actitud en sus investigaciones; a pesar de esto, él estaba enamorado de la chica y confiaba en su honestidad y su rectitud moral.

Ayn: El abuelo de Ayn. Ayn respetaba mucho al hombre por su servicio a la Policía Mundial y deseaba seguir su ejemplo como un buen oficial en la fuerza policial.

Ayn: El origen del nombre del abuelo de Ayn. Aunque en un principio no conocía la historia de este Ayn y por qué su abuelo fue nombrado en su honor, después de escuchar el cuento de Ayn, estaba profundamente conmovido por ser llamado como un valiente guerrero. Al igual que con su abuelo, deseaba seguir su ejemplo y proteger a los débiles.

Willus Zorach: El compañero de Ayn en la investigación. Ayn lo vio como un compañero confiable. Durante el transcurso de la investigación, los dos tenían una relación de trabajo eficiente, llevándose bien con Willus.

Leonhart Avadonia: Una de las muchas inspiraciones de Ayn. Aunque en un principio no conocía la historia de Leonhart, después de escuchar su cuento, se inspiró en sus acciones como héroe para combatir el mal y traer el bien a las personas.

TriviaEditar

Conceptualización y OrigenEditar

  • Un ancla, "anchor" en inglés, es un objeto pesado atado a una cuerda o cadena que se utiliza para amarrar un barco al fondo del mar.

AparicionesEditar

Referencias Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.