FANDOM


Anan Octo
Silueta de Allen (avatar)
Información Técnica
Japonés 阿南=奥戸
Romaji Anan Okuto
Debut Pecados Capitales del Mal: La Sastre de Enbizaka
Información Biográfica
Género Masculino
Clasificación Humano
Raza Jakokuense
Ocupación Samurai
Afiliación Jakoku
Familia Familia Octo
"En otras palabras... a menos que yo provoque a esta mujer, no voy a ser capaz de cumplir con mi deber."
―Anan Octo[fuente]

Anan Octo era un samurai de la Familia Octo y el nieto de Gato Octo. Cumpliendo su misión de recuperar las Espadas Gemelas de Levianta por su abuelo, Anan interrogó a su prima podrida Kayo Sudou sobre su ubicación sin ningún resultado. Más tarde, fue asignado para ayudar a la Fundación Freezis, trabajando para Perrié Cutie Marlon y convirtiéndose en su compañero.

HistoriaEditar

Vida TempranaEditar

Nacido en Jakoku en algún momento durante los años EC 800 en la noble Familia Octo, Anan se convirtió, con el tiempo, en un samurai al servicio de su abuelo y magistrado de Izasa, Gato Octo. En algún momento, la criada Bufuko  quedó bajo su servicio. Después de que un gran incendio azotó Enbizaka en EC 838, Anan se enteró que su familia daría refugio a su prima Kayo Sudou, con quemaduras severas, y reasignó a Bufuko para que la cuide en su lugar. En algún momento, el samurai supo que Kayo había perdido a su esposo y su hijo en el fuego y su madre, Kagura, en un accidente un año antes; también descubrió que su esposo era también su repudiado primo, Gakuga.

Algún tiempo después, Gato le ordenó a Anan que recuperara las Espadas Gemelas de Levianta, contándole cómo la herencia que su familia resguardó durante siglos fue robada por Kagura cuando tenía dieciséis años antes de que ella escapara de casa y se casara en la Familia Sudou. Al aceptar el deber, Anan cuidadosamente examinó los restos quemados de la Sastrería Sudou en Enbizaka y no encontró ni rastros de las cuchillas malditas. A falta de cualquier otro tipo de pista, el samurai comenzó a interrogar periódicamente a su prima sobre la ubicación de las cuchillas malditas, diciéndole en repetidas ocasiones que nunca las vio y no sabía dónde estaban. [1]

ExpulsiónEditar

"También escuché que te recuperaste lo suficiente para que no interfiera con tu vida nunca más... Por lo tanto, el magistrado ha ordenado que te fueras de aquí."
―Anan a Kayo[fuente]

A principios de EC 842, Gato le dijo a Anan que ayudara a la Fundación Freezis en la casa comercial en Enbizaka. También se le ordenó enviar a Kayo a casa, ya que la fundación había reconstruido la sastrería de Kayo y aparentemente ella se había recuperado por completo. Interesado en aprender sobre cultura extranjera, Anan aceptó la nueva tarea. Al visitar a Kayo y Bufuko, volvió a preguntarle a la sastre dónde estaban las tijeras, solo para discutir con Bufuko sobre sus constantes preguntas.

Después de que finalmente cedió, Anan le dijo a Kayo que su sastrería había sido reconstruida y que tenía que irse, a pesar de que Bufuko insistía en que su mente aún no se había recuperado de la tragedia. Mientras Bufuko continuaba discutiendo el asunto, Anan admitió la historia entre Gakuga y Kagura y cómo Gato había desaprobado su matrimonio. Luego les dijo rotundamente a los dos que la misericordia de Gato se había agotado y que Bufuko iba a volver a ser su sirviente, y les explicó que iban a ayudar a la Fundación Freezis. A pesar de las quejas de Bufuko, Anan hizo que la criada se despidiera de Kayo e hizo los preparativos antes de partir hacia Enbizaka. [1]

Al mudarse a la casa comercial, Anan trabajó regularmente con el gerente de la sucursal de Perrié Cutie Marlon, escuchando varias historias sobre Maistia y Evillious. Después de enterarse de que la misionera Levin Elluka "Ma" Clockworker llegó en uno de los barcos mercantes de la fundación hacía tres días, el samurai escuchó que la mujer era experta en curar las mentes enfermas. Esperando que Kayo recordara las espadas gemelas si Elluka restauraba su cordura, Anan le contó a Ma sobre la trágica historia de Kayo y su familia mientras las dos paseaban juntos por la casa de comercio.

Después de ver a Bufuko corriendo gritando sobre un nuevo vestido de mucama, Anan salió y se encontró con Kayo en la entrada, la mujer había hecho el nuevo vestido de Bufuko. Luego presentó a Ma y Kayo correctamente, mirando a las dos hablar. Cuando Kayo admitió que estaba interesada en ir a países extranjeros, Anan estuvo de acuerdo, y tuvo su propio deseo de visitar Maistia y Evillious algún día. Cuando Elluka comenzó a quedarse en su cama unos días más tarde, Perrié hizo que Anan revisara su condición regularmente y, durante este tiempo, fue testigo de cómo ella realizaba magia. [2]

Experiencia ExtranjeraEditar

"Elluka-sensei llegó y sanó las mentes de muchas personas de su tierra natal. He oído las historias y pensé que tal vez ella podría ser capaz de aliviar tus problemas y le conté acerca de ti."
―Anan a Kayo[fuente]

Entrando en la casa de comercio, Anan trabajó regularmente con la gerente de la sucursal, Perrié Cutie Marlon, escuchando varias historias sobre Maistia y Evillious. Después de enterarse que la misionera de Levin, Elluka "Ma" Clockworker, llegó en un buque mercante de la fundación hace tres días desde Maistia, el samurai escuchó que la mujer era muy hábil con la curación de enfermos mentales. Esperando que Kayo pueda recordar las cuchillas gemelas si Elluka le devolvía la cordura, Anan le dijo a la misionera sobre Kayo y la trágica historia de su familia, mientras que los dos tomaban un paseo por la casa de comercio juntos.

Mientras se dirigían a la entrada principal, Anan vio a Bufuko corriendo y gritando sobre el nuevo vestido de criada que tenía ella. Perplejo, preguntó por qué estaba tan excitada mientras ambos salieron a la calle antes de observar que Kayo estaba esperando allí en la entrada. Cuándo estaba a punto de preguntarle por qué estaba allí, el samurai se dio cuenta de que probablemente ella fue quien hizo el traje nuevo de Bufuko. Después, Ma le pidió que confirme si ella era la Kayo de la que hablaba el samurai y la sastre se presentó ante los dos, uniéndose a ellos en el salón de la casa de comercio.

Después de que la sastre describió sus terribles cicatrices para Elluka, Anan expresó su deseo de que había que aliviar sus problemas. Luego, escuchó en silencio mientras las dos mujeres discutieron la apariencia de Ma y la creciente competencia de la Fundación Freezis con la Firma Yarera-Zusco. Cuando Kayo admitió que ella estaba interesada en los países extranjeros, Anan estuvo de acuerdo, añadiendo que las historias de Elluka y Perrié le recordaron al pequeño tamaño de Jakoku y que le gustaría visitar Maistia y Evillious un día.

Ma le preguntó al samurai si ya se iba y él respondió vacilante que no lo haría. Antes de que pudiera decir algo más, la misionera declaró que estaban teniendo una conversación sólo para mujeres y que estaba siendo una molestia. Conmocionado, Anan se recompuso y con tristeza se disculpó, saliendo del lugar con los hombros caídos. Cuando Elluka comenzó a quedarse en su cama unos días más tarde, Perrié le dijo a Anan que revisara su condición con regularidad. En algún momento, fue testigo de su actuación mágica.

Asesinatos de EnbizakaEditar

En la primavera de ese año, el samurai observaba mientras que la gerente de la fundación negociaba un pedido de ropa con Mei Miroku. Más tarde, él escuchó que Mei había sido encontrada asesinada el día siguiente. Unos meses más tarde, Anan observó a Perrie negociar otro acuerdo comercial con la hija de Mei, Miku, escuchando que la joven reveló que estaba embarazada del hijo del encargado de la Firma Yarera-Zusco, Kiji Yarera. Más tarde, escuchó que el cadáver de la joven había sido encontrado al día siguiente.

Más tarde, Anan escuchó al Alguacil Uibee interrogar a Perrié sobre Mei y Miku visitando la casa de comercio antes de su muerte. Interviniendo, Anan le confirmó a Perrié que sus negociaciones comerciales habían transcurrido sin incidentes. Luego le contó a Uibee sobre el embarazo de Miku mientras se preparaba para irse. Mientras Perrié lo regañaba por compartir el secreto de Miku, Anan la tranquilizó señalando que podría dañar a la Firma Yarera-Zusco.

Luego los dos discutieron sobre la madre postrada en cama, y ​​Anan comenzó a preguntarle a Perrié sobre la misteriosa mujer y sus poderes inusuales para un misionero Levin. Amenazado para que dejara de entrometerse en sus asuntos, Anan se disculpó y se fue para darle más instrucciones de limpieza a Bufuko. [2] Mucho más tarde, Bufuko alertó a Anan sobre el miembro del Clan Lang Saruteito, quien buscó una audiencia con él. Después de invitarla a tomar el té, Anan se enteró de que Saruteito había venido a Onigashima con Kokutan para encontrar las espadas que su antepasado había forjado.

Anan le explicó a Saruteito cómo su antepasado le había dado las espadas a su antepasado Gaou Octo, cuyos descendientes posteriormente mantuvieron las espadas selladas en una caja en una caverna, sin que Anan supiera cómo eran. Continuó explicando cómo, aunque las espadas volverían naturalmente a un miembro del Clan Lang, Kagura las había robado y ahora estaban perdidas. Cuando Saruteito se preparó para irse, convenció a Anan de sugerirle al jefe de la Familia Octo que recibiría las espadas si las encontraba al amanecer, a cambio de una de sus katanas forjadas a mano como reemplazo.

Vida DespuésEditar

Tras la ejecución de Kayo, Anan dejó de buscar la reliquia de la familia Octo; Cuando Perrié y el resto de la casa comercial de Freezis recibieron órdenes de ir a Maistia, decidió acompañar y exiliarse de Jakoku por su fracaso, y finalmente ver más países extranjeros. El día que partirían, Perrié habló con él sobre sus planes de regresar algún día y abrir a la fuerza los puertos de Jakoku. Luego le preguntó a Anan sobre su propia partida a Maistia; Cuando Anan le explicó sus intenciones, supo por Perrié que ya había noticias de una katana jakokuense que causaba problemas en Evillious.

Animado por la posibilidad de que la reliquia que buscaba estuviera en Evillious, Anan abordó el barco con Perrié y partió hacia Maistia. [3] Buscando a través de Maistia y Evillious por las espadas, Anan localizó la katana Jakokuese y descubrió que era otro Contenedor del Pecado conocida como la "Espada de Venom". Aunque decidió que sería un sustituto, falleció antes de poder llevar la Espada de Venom a Jakoku y dejarla al cuidado de sus hijos. [4]

LegadoEditar

Después de la muerte de Anan, sus descendientes continuaron protegiendo la Espada de Venom y se establecieron en Levianta, recordando las acciones que tomó durante la última parte de su vida. Sus bisnietos, Nyoze y Gammon, eventualmente se convirtieron en parte del ejército militar de UEE y más tarde se unieron al Partido Tasan. [4]

Personalidad y RasgosEditar

"Escuchando las historias de Elluka-sensei y Perrié-sama, me di cuenta que tan pequeño es Jakoku. Me gustaría visitar Maistia y la región de Evillious cruzando el mar, algún día"
―Anan[fuente]

Anan era un hombre ligado a un código de honor acorde con un samurai. Sometiéndose completamente a la voluntad del magistrado, Anan siguió las órdenes de su abuelo, independientemente de su opinión personal por el bien del país y, lo que es más importante, de su familia. Sin embargo, aunque poseía un fuerte sentido del deber, también estaba abrumado por una gran presión para tener éxito en sus misiones, lo que a menudo lo hacía irritable y severo con quienes lo rodeaban.

A pesar de esto, Anan tenía su lado más sensible. Expresó un gran interés en la cultura extranjera e incluso soñó con algún día abandonar su país y visitar otras naciones. También demostró un deseo de ser querido por quien era y estaba visiblemente angustiado cada vez que alguien ignoraba sus deseos personales o lo trataba como una molestia terrible. Aún así, Anan se apresuró a mostrar moderación, reprimiendo sus sentimientos personales con aquellos a quienes respetaba, [1] y se disculpó rápidamente por cualquier percance percibido. [2]

Habilidades y DestrezasEditar

Como un samurai entrenado, Anan tenía habilidad con las artes marciales y podía manipular una katana con eficacia. Sin embargo, mostró poca capacidad fuera de combate. A pesar de su investigación a fondo, el hombre no pudo encontrar ninguna información relevante acerca de la ubicación de las Espadas Gemelas de Levianta; de manera similar, el samurai fracasó como interrogador, regurgitando las mismas preguntas durante años sin éxito. [1]

Conexión con PersonajesEditar

Kayo Sudou: La prima de Anan. A pesar de su relación familiar, Anan vio a Kayo sólo como un medio para cumplir su deber para su abuelo y trató a su pariente con distanciada frialdad, criticándola a pesar de su mal estado de salud mental y no mostró simpatía por las pérdidas que había sufrido.

Gato Octo: El abuelo de Anan y su superior. Anan era intensamente leal a su abuelo y cumpliría las órdenes dadas por el hombre, a pesar de tener otros intereses en aprender sobre el mundo exterior.

Bufuk Tsukimoto: La criada de Anan. Sin conocer la verdadera naturaleza de Bufuko como Behemo, Anan a menudo se molestaba incluso por la más pequeña de sus acciones y su comportamiento más considerado que demostraba ser un obstáculo para sus deberes, lo que generaba una gran fricción entre ellos. Estaba igualmente desconcertado por la actitud ruidosa de Bufuko y su gusto excesivo por la moda.

Perrié Cutie Marlon: La compañera de trabajo de Anan y su superior. Anan tenía una actitud sumisa delante de Perrié debido a que era mujer de negocios muy importante. Casi todo el tiempo, él trataba de sentirse útil para Perrié, como exponer información del negocio rival de su compañía, la Firma Yarera-Zusco.

TriviaEditar

Conceptualización y OrigenEditar

  • El nombre de Anan se escribe como 阿南 en kanji japonés, utilizando los kanjis de "esquina" o "sombra" y el de "sur", respectivamente.
  • Además, su apellido se deriva del prefijo griego y romano octo, que significa ocho

CuriosidadesEditar

  • Anan es descrito como un hombre alto, teniendo su pelo negro atado con un moño y poseyendo una figura delicada.

AparicionesEditar

Referencias Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.